En este libro Mina presenta un universo poco revisitado por los discursos historiográficos del campo del arte, las desobediencias sexo/genéricas como productoras de creación artística, y se detiene en un aspecto sobre el que nadie ha dado cuenta, las travestis como artífices del hecho escénico. Al mostrar a cada artista en situación, hace que nos surja la pregunta: ¨que relación guarda la creación artística con las intervenciones políticas? Y una pregunta bonustrack de trascendental importancia: ¨es posible una ética académica para abordar la otredad? Las protagonistas (no voy a explicar el uso del femenino) de este ensayo son como cometas que ya no vemos y que han dejado huellas en un paisaje colonizado desde su cartografía físico/política. Estas cometas, las travas, dejan sus improntas en ese territorio en el que transcurrieron y transcurren con sus propias lógicas, desde la pobreza absoluta y con autogestión, hasta la institución, a fuerza de necesitarlo todo, del concepto mismo de lo escénico. Prohibidas de todo, han desarrollado otros órganos para la percepción y la comunicación. Marlene Wayar

Deformances. Destellos de una cartografía teatral desobediente de Mina Bevacqua

$1.900,00

Ver formas de pago

Calculá el costo de envío

En este libro Mina presenta un universo poco revisitado por los discursos historiográficos del campo del arte, las desobediencias sexo/genéricas como productoras de creación artística, y se detiene en un aspecto sobre el que nadie ha dado cuenta, las travestis como artífices del hecho escénico. Al mostrar a cada artista en situación, hace que nos surja la pregunta: ¨que relación guarda la creación artística con las intervenciones políticas? Y una pregunta bonustrack de trascendental importancia: ¨es posible una ética académica para abordar la otredad? Las protagonistas (no voy a explicar el uso del femenino) de este ensayo son como cometas que ya no vemos y que han dejado huellas en un paisaje colonizado desde su cartografía físico/política. Estas cometas, las travas, dejan sus improntas en ese territorio en el que transcurrieron y transcurren con sus propias lógicas, desde la pobreza absoluta y con autogestión, hasta la institución, a fuerza de necesitarlo todo, del concepto mismo de lo escénico. Prohibidas de todo, han desarrollado otros órganos para la percepción y la comunicación. Marlene Wayar

Mi carrito