Dice Alejandro Tantanian sobre el libro: El teatro de Hernán Costa pareciera estar habitado por la elegancia de Oscar Wilde y la piedad de Manuel Puig. Pero también me recuerda a Tennessee Williams. Y sus pesadillas podrían ser las mismas que atravesamos como espectadores frente a alguna película de David Lynch. Y pienso en Sarduy también, en Severo Sarduy, sobre todo en Cobra de Severo Sarduy. Sí: una larga lista de muertos que se ponen a conversar en los textos de Hernán (hay muchos más, pero no quiero abrumarlos con listas, quiero entusiasmarlos para que se lleven este libro a casa); no se trata de una biblioteca - no: sino de una tertulia rabiosa y desesperante, luminosa, sí: una tertulia en donde todas esas voces se hacen presente. Y cuando termines de leer este libro (o hagas una pausa en su lectura) seguí el sabio consejo que Rafael le entrega a Leni (en Leni Lane): Hay que cerrar los ojos y listo. Y sucederá el portento: las voces de Hernán Costa, todas las voces, seguirán hablando.

Este volumen oncluye: Fani Dei, Liberty vértigo y Leni Lane o el acto de cerrar los ojos.

Drama camp de Hernán Costa

$500,00

10% de descuento pagando por transferencia bancaria

Ver formas de pago

Calculá el costo de envío

Dice Alejandro Tantanian sobre el libro: El teatro de Hernán Costa pareciera estar habitado por la elegancia de Oscar Wilde y la piedad de Manuel Puig. Pero también me recuerda a Tennessee Williams. Y sus pesadillas podrían ser las mismas que atravesamos como espectadores frente a alguna película de David Lynch. Y pienso en Sarduy también, en Severo Sarduy, sobre todo en Cobra de Severo Sarduy. Sí: una larga lista de muertos que se ponen a conversar en los textos de Hernán (hay muchos más, pero no quiero abrumarlos con listas, quiero entusiasmarlos para que se lleven este libro a casa); no se trata de una biblioteca - no: sino de una tertulia rabiosa y desesperante, luminosa, sí: una tertulia en donde todas esas voces se hacen presente. Y cuando termines de leer este libro (o hagas una pausa en su lectura) seguí el sabio consejo que Rafael le entrega a Leni (en Leni Lane): Hay que cerrar los ojos y listo. Y sucederá el portento: las voces de Hernán Costa, todas las voces, seguirán hablando.

Este volumen oncluye: Fani Dei, Liberty vértigo y Leni Lane o el acto de cerrar los ojos.

Mi carrito