Juan Rodolfo Wilcock (1919-1978) fue un reconocido poeta en la década del 40 y un ferviente colaborador del grupo Sur. Dueño de una personalidad excéntrica que lo llevó a explorar gustos y estéticas muy diversas como las revistas científicas, la cultura popular, el teatro barroco y el periodismo de divulgación, supo hacer uso de estos saberes para cuestionar las normas y ampliar el campo cultural de su época. Escribió en Argentina seis libros de poemas y un libro de relatos, El caos, donde expone una narrativa fantástica muy distinta al canon que por ese entonces empezaba a consolidarse en el Río de la Plata de la mano de Borges, Cortázar y Silvina Ocampo. Su espíritu nómada también lo impulsa a prácticas que vinculadas a viajes, cambiando constantemente de geografías. Se dedica a la traducción, actividad que le permite explotar la misma naturaleza migrante en el pasaje de una lengua a otra (el inglés heredado de su padre y el italiano de su ascendencia materna). En la década del 60 decide radicarse en Roma, donde colabora en revistas y periódicos importantes como en Il Mondo. Es allí que apuesta por el cambio de lengua y empieza a escribir en italiano. Sus libros La Sinagoga de los iconoclastas y El estetoscopio de los solitarios expresan el gusto por lo fragmentario, los personajes marginales y la búsqueda de una estética que remueva los géneros y los moldes literarios. Hacia 1999, sus novelas y libros de relatos empiezan a ser traducidos al español.

De su obra dramática sólo se conocía Los traidores (1956), escrita en colaboración con Silvina Ocampo. En este volumen dedicado al teatro inédito publicamos “Dido”, originalmente incluida en Teatro in prosa e versi, de 1962, y “Elisabetta y Limón”, aparecida en L’abominevole donna delle nevi e altre commedie, de 1982.

Teatro inédito de Juan Rodolfo Wilcock

$750,00

10% de descuento pagando por transferencia bancaria

Ver formas de pago

Calculá el costo de envío

Juan Rodolfo Wilcock (1919-1978) fue un reconocido poeta en la década del 40 y un ferviente colaborador del grupo Sur. Dueño de una personalidad excéntrica que lo llevó a explorar gustos y estéticas muy diversas como las revistas científicas, la cultura popular, el teatro barroco y el periodismo de divulgación, supo hacer uso de estos saberes para cuestionar las normas y ampliar el campo cultural de su época. Escribió en Argentina seis libros de poemas y un libro de relatos, El caos, donde expone una narrativa fantástica muy distinta al canon que por ese entonces empezaba a consolidarse en el Río de la Plata de la mano de Borges, Cortázar y Silvina Ocampo. Su espíritu nómada también lo impulsa a prácticas que vinculadas a viajes, cambiando constantemente de geografías. Se dedica a la traducción, actividad que le permite explotar la misma naturaleza migrante en el pasaje de una lengua a otra (el inglés heredado de su padre y el italiano de su ascendencia materna). En la década del 60 decide radicarse en Roma, donde colabora en revistas y periódicos importantes como en Il Mondo. Es allí que apuesta por el cambio de lengua y empieza a escribir en italiano. Sus libros La Sinagoga de los iconoclastas y El estetoscopio de los solitarios expresan el gusto por lo fragmentario, los personajes marginales y la búsqueda de una estética que remueva los géneros y los moldes literarios. Hacia 1999, sus novelas y libros de relatos empiezan a ser traducidos al español.

De su obra dramática sólo se conocía Los traidores (1956), escrita en colaboración con Silvina Ocampo. En este volumen dedicado al teatro inédito publicamos “Dido”, originalmente incluida en Teatro in prosa e versi, de 1962, y “Elisabetta y Limón”, aparecida en L’abominevole donna delle nevi e altre commedie, de 1982.

Mi carrito