La autora recoge en este trabajo varias preguntas clave a partir de la formulada por Larthomas: "¿Cómo se pasa de una situación a otra, como se exacerban los sentimientos, como dos seres que se aman llegan en algunos minutos a odiarse? Pero el diálogo en si mismo, ¿cómo progresa? ¿Existen muchos medios para encadenar las réplicas? ¿Cuáles ha elegido el autor? ¿Y por qué? Casi nunca respondió a esas preguntas. Más aún, jamás las formula". Esta cuestión clave está planteada aquí en términos que la complican: primero, no se trata de saber si los personajes se aman o se odian, visto que no hay psiquismo concreto capaz de amar u odiar y que los sentimientos son mostrados solamente con la ayuda de signos, de los cuales los principales son precisamente lingüísticos; lo que interesa, entonces, es el lenguaje o, más exactamente, la palabra teatral. Además, y como corolario de la misma objeción, podemos señalar que el encadenamiento del dialogo y su "progresión" no son fruto de "medios" o de procedimientos: son la ley misma del diálogo, de u diálogo en particular. ¿La ley? Digamos más bien leyes, incluyendo dentro del diálogo teatral -siendo esto lo que produce su complejidad- la interferencia de toda una serie de factores.

El diálogo teatral de Anne Ubersfeld

$800,00

10% de descuento pagando por transferencia bancaria

Ver formas de pago

Calculá el costo de envío

La autora recoge en este trabajo varias preguntas clave a partir de la formulada por Larthomas: "¿Cómo se pasa de una situación a otra, como se exacerban los sentimientos, como dos seres que se aman llegan en algunos minutos a odiarse? Pero el diálogo en si mismo, ¿cómo progresa? ¿Existen muchos medios para encadenar las réplicas? ¿Cuáles ha elegido el autor? ¿Y por qué? Casi nunca respondió a esas preguntas. Más aún, jamás las formula". Esta cuestión clave está planteada aquí en términos que la complican: primero, no se trata de saber si los personajes se aman o se odian, visto que no hay psiquismo concreto capaz de amar u odiar y que los sentimientos son mostrados solamente con la ayuda de signos, de los cuales los principales son precisamente lingüísticos; lo que interesa, entonces, es el lenguaje o, más exactamente, la palabra teatral. Además, y como corolario de la misma objeción, podemos señalar que el encadenamiento del dialogo y su "progresión" no son fruto de "medios" o de procedimientos: son la ley misma del diálogo, de u diálogo en particular. ¿La ley? Digamos más bien leyes, incluyendo dentro del diálogo teatral -siendo esto lo que produce su complejidad- la interferencia de toda una serie de factores.

Mi carrito